Credo, Ave María y Gloria

Para los católicos la fe marca, desde nuestra infancia, el punto de convergencia entre lo que somos y lo que debemos llegar a ser, según las enseñanzas de la palabra de Dios. En consecuencia, aprender las oraciones del Credo, Ave María y Gloria son lo primero para los que profesan esta religión.

Desde muy pequeños, estamos en un proceso de aprendizaje en donde se nos dan a conocer oraciones maravillosas y hermosas en su contenido. Enmarcadas en una espiritualidad y creencia que no puede romper ningún ente externo.

El Credo, el Ave María y Gloria, son oraciones llenas de poder y de reafirmación. Nos acompañarán a lo largo de nuestras vidas y nos darán ese aliento que necesitamos para seguir adelante. Sin duda alguna, son oraciones elementales para todo católico y aquí, te las presentamos para que las conozcas a fondo.

El Credo

El Credo es considerado como una síntesis del dogma de los Apóstoles de Jesús. Igualmente, se le identifica como la oración verdadera. Pues reafirma en todo su contenido la fidelidad del hombre hacia el cristianismo.

Mayormente, se reza durante las misas permitiendo que los creyentes ratifiquen su fe en Dios y en los axiomas de la fe. Tanto en la iglesia, como en la Santísima Trinidad, los ángeles y por supuesto los santos.

El Credo se declama en una de las partes más importantes de la misa. Esencialmente después de la homilía del evangelio, y antes de la oración de los fieles. Nos lleva a través de sus palabras, a conocer lo que fue la vida de Jesús. Básicamente, cómo fue su paso por este mundo y lo que padeció por nosotros para darnos la absolución.

Además, nos cuenta doce verdades que nos indican que Jesucristo es el Hijo único de Dios, que nació de María la Virgen luego de su concepción por intercesión del espíritu santo, que lo crucificaron y al morir le sepultaron, que bajó al infierno y pasados tres días resucitó.

Oración del Credo

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos,
y subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica, la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

Ave María

El Ave María es una oración católica que se realiza, especialmente, en honor a la Virgen María por ser la madre de Jesús. Además, en conjugación con otras oraciones de suma importancia. Por lo tanto, es considerada como una de las más declamadas por los creyentes. De hecho,es parte fundamental del Santísimo Rosario.

Tiene una estructura muy sencilla y esboza una conversación muy honesta surgida del corazón. Podría decirse que es una bienvenida afectuosa a nuestra Purísima Madre que está en los cielos. Además, es un pequeño acopio de aquellas palabras con que el Ángel saluda a la Virgen Madre en el momento de la Anunciación.

Del mismo modo, recoge las palabras que dirigió Isabel a María, durante su visita. En particular, cuando se encontraba a punto de dar a luz a San Juan Bautista. Añadiendo finalmente, nuestra petición personal de mediación, encomendándonos a su misericordioso corazón.

Más tarde en el siglo XVI, se adjuntan las palabras Ahora y en la hora de nuestra muerte. Dejando a todos sus fieles devotos, una oración hermosísima llena de un valioso significado.

Cabe destacar, que el Ave María es una oración de sonido. Esto significa que se realiza reiterando las palabras y declamando expresiones. El Ave María en conjunto con el Santo Rosario, son las dos magnas revelaciones de la veneración católica a la Santísima e Inmaculada Virgen.

Oración del Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracia,
el Señor es contigo.

Bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Gloria

El Gloria es un cántico antiguo y honorable con el cual la iglesia, en comunión con el Espíritu Santo, exalta a Dios Padre, alaba y ruega al Cordero. Por otra parte, este himno puede ser cantado o por el contrario, recitado. Se inicia, inmediatamente después del Ten Piedad y antes de la plegaria de colecta.

El escrito inicia con una mínima alteración de las frases que los ángeles emplearon para presagiar la venida a mundo de Jesús a los pastores.

Por lo tanto, las palabras escritas dentro del Gloria no se pueden cambiar por otras. En la misa los sacerdotes dan inicio al mismo de forma rezada. O de acuerdo con la ocasión, los ministerios de música y en cualquiera de los casos, toda la feligresía lo recita simultáneamente.

Cabe destacar, que este himno no se recita o canta en tiempos de Adviento y Cuaresma. Sin embargo, sí se realiza el resto de los domingos y otras las ceremonias. Además de las festividades y los homenajes que estén dentro del tiempo litúrgico.

Oración del Gloria

Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria.

Te alabamos,
Te bendecimos,
Te adoramos,
Te glorificamos,
Te damos gracias,

Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre Todopoderoso.
Señor Hijo Único, Jesucristo.

Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre,
Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros,
Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestras súplicas,
Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros,
porque solo Tú eres santo,
Solo Tú Señor,

Sólo Tú, Altísimo Jesucristo,
con el Espíritu Santo y en la Gloria de Dios Padre.

Amén.

Así concluimos, esta presentación de las tres oraciones más relevantes. Que indiscutiblemente, son recitadas en la iglesia católica. El Credo, seguidamente del Ave María o incluso el Gloria son las primeras plegarias que aprendemos cuando nos iniciamos como cristianos.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario