Credo para niños de catequesis

Hablar con los niños en ocasiones no es tarea fácil, sobre todo porque la gran mayoría nos hacen preguntas, que en ocasiones, nos resulta difícil responder. El credo para niños de catequesis no se encuentra en ningún texto bíblico.

Cuando hablamos de un tema tan delicado como la fe, es muy importante tener cuidado con lo que les diremos y cómo se lo diremos. Se refiere a una oración creada y basada en algunos capítulos de la biblia.

Ha sido expuesto de forma simple y corta, para los pequeños que se están formando para recibir por primera vez el cuerpo de Cristo. Incluso, es el Credo que se recita comúnmente durante la celebración eucarística.

En esta oportunidad, dedicaremos nuestras líneas para proporcionarte las herramientas necesarias que te permitan educar a los más pequeños dentro de la fe.

¿En qué creemos los católicos?

El Credo como lo conocemos es un escrito en donde encontramos todo en lo que, como católicos, tenemos puesta nuestra esperanza. Por lo que, si alguna persona ajena a nuestras creencias nos hiciera alguna pregunta, con nuestro Credo tenemos las herramientas para responderle oportunamente.

El Credo es en sí, una síntesis de lo que la profesa la religión católica. Pues allí está la respuesta de en qué creemos.

El Credo para niños de catequesis no escapa de esta fórmula, pero la muestra a los niños de una manera más sencilla adaptada a sus capacidades de razonamiento. Se emplean imágenes alusivas o representaciones de fácil comprensión.

De este modo, poder mostrarles el sentido de cada frase y que la adopten como las bases de su fe. Los pequeños en edad de hacer su primera comunión, podrán aprender a quién va dirigida esta oración. Según las creencias y lo que nos dice la palabra de Dios en la Santa Biblia.

División del Credo

El Credo para niños de catequesis está dividido en tres partes. Por consiguiente hablan de la Santísima Trinidad, que está representada en las personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

En la primera parte, habla de la obra de creación y el papel del Dios Padre Todopoderoso.

La segunda hace referencia a la salvación de los hombres y del papel del Dios Hijo.

En cuanto a la tercera parte podemos leer como fue nuestra exaltación y la obra del Dios Espíritu Santo.

Cabe destacar, que la tercera parte de este y los Credos que conocemos, es aquello que anhelamos todos los seres humanos. No olvidemos nunca que en el Credo es una muestra de lo que somos como seguidores fieles de Dios Padre Todopoderoso.

La misa y el credo

Cuando enseñamos el Credo para niños de catequesis, es importante que sepan en qué momento de la misa se reza. Esto para que se vayan familiarizando con cada una de las partes y momentos de la eucaristía.

El credo se reza en compañía del clérigo una vez que finaliza la Liturgia de la Palabra. Es decir después de la homilía, que es la reflexión que dirige el sacerdote a los feligreses y antes de la Oración de los fieles.

La oración del Credo se reza únicamente los días domingo y en las solemnidades. Sin embargo, puede ocurrir que se recite en alguna celebración de gran envergadura para la iglesia. También puede ocurrir que la misma se omita, luego de la profesión de fe, manifestada en una renovación de votos bautismales.

Te invitamos a que lleves a tus pequeños a misa para que poco a poco se vayan adaptando a la estructura que tiene el rito católico dentro de la iglesia. Así puedan aprender sus oraciones de memoria, así como las respuestas que deben dar en cada parte de la misa.

Esto acrecentará su fe y les permitirá conocer más a fondo lo que fue la vida de Jesucristo y su labor en la tierra.

Credo para niños de catequesis

Creo en Dios, Padre Todopoderoso creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue
concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.

Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato,
fue crucificado muerto y sepultado, descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y
está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia católica, la comunión
de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario